Cascos (I) ¿Cómo te protegen? ¿Realmente te protegen?


La efectividad de un casco de bicicleta se mide a través de la fuerza G que transmite. Cascos baratos o réplica transmiten más de 200G, Cascos originales traspasan entre 150 y 180G.
Las contusiones y lesiones cerebrales se inician a 80G.

Nuestra serie “Mitos y Leyendas del Ciclismo” tiene como objetivo desmentir ideas erróneas que se han masificado a nivel nacional con el paso del tiempo, ideas que nunca cuestionamos y que consideramos axiomas, cuando en realidad son todo lo contrario.

Empecemos con nuestra postura principal: montar bici va de la mano con usar un casco sobre tu cabeza. Siempre y cuando sea de tu talla y lo tengas bien ajustado, de una forma u otra te ayudará. Si, sabemos muy bien que si un avión te cae encima o un borracho te arrolla con su auto a 140km/h, da igual que tengas la armadura dorada de Sagitario encima, pero estoy hablando de situaciones más típicas del ciclismo. Desde perder el equilibrio en plena ciclovía hasta fallar un salto en el circuito de El Prado. 

No todos los cascos son iguales. La mayoría está hecha de EPS (Poliestireno Expandido), también llamado Tecnopor, mientras que algunos otros están fabricados con EPU (Poliuretano Expandido). Las diferencias pueden ser resumidas de manera simple: el EPS tiene baja densidad, es relativamente suave. Por el contrario, el EPU es mucho más denso y por lo tanto duro y resistente. OJO, esto no es algo que puedas percibir al ojo o mediante el tacto. Ambos tienen ventajas y desventajas, el EPS se considera eficiente para un sólo impacto mientras que el EPU es considerado “multi impacto” justamente por su densidad.

Como dato curioso, marcas como Bern, Bontrager, Bell, Giro, Kali, etc utilizan EPS, mientras que Prowell y POC son muy conocidos por utilizar EPU.

 

Muchas personas piensan que mientras más duro el casco, mejor, ya que “te protege más“.

 

Pasemos a analizar cómo es que los cascos protegen tu cabeza. Imaginemos que tu cabeza es un bus. Las neuronas, otras células cerebrales, tejido, materia gris, e incluso vasos sanguíneos, todos ellos son pasajeros en ese bus. Digamos que intempestivamente aparece un obstáculo y el choque es inevitable. Es el equivalente a sufrir una caída y golpearte la cabeza contra el suelo. El resultado es catastrófico, no sólo queda destrozado el autobús (la parte externa) sino también todo lo que llevas dentro.

 

captura-de-pantalla-2016-10-25-11-18-54-png

 

Sería distinto si es que el conductor prevé el impacto y frenas de manera intempestiva, en seco. Derraparás, perderás el control, no chocarás y aparentemente no le pasó nada a la parte externa pero todo lo que llevas dentro quedará hecho un desastre. Algo similar sucede en tu cabeza.

 

captura-de-pantalla-2016-10-25-11-19-38-png

 

 

Si llevamos la analogía a nuestro tema en cuestión, podríamos decir que el casco es el bus, mientras que todo lo que va dentro de éste es tu cabeza y sus partes sensibles. El problema no sólo es el impacto, sino también la fuerza y velocidad con la que tu cabeza se detiene.

Aquí viene el concepto de fuerza G, una medida de fuerza relacionada a la aceleración. Mientras más rápido vayas, mayor fuerza G. Imagína que llevas una jarra de vidrio sobre tu cabeza y de pronto se te cae al suelo. La fuerza G es significativa, Imagina que estás sentado sobre tu bici, de manera estática y de pronto te caes a un costado. Si no llegas a apoyarte bien (lo cual conlleva también riesgo de fractura en la muñeca) podrías golpearte la cabeza. ¿Qué crees que pasará?

 

Es uno de los argumentos que utilizo cuando alguien me dice “no utilizo el casco porque yo sólo voy despacio por la vereda“. Puede que tus riesgos sean menores pero es mejor tener el casco puesto y no caerse… a sufrir un resbalón o una caída y sufrir grandes consecuencias por no tener el casco puesto.

 

La labor del casco no es únicamente protegerte del impacto, que como ya vimos es catastrófico para las partes internas del cráneo, también es su función el reducir la fuerza G, disiparla y alejarla de tu cabeza. ¿Cómo se logra esto? Utilizando un material que resista el impacto inicial, se hunda y se quiebre, de tal manera que desacelere tu movimiento y disipe la fuerza restante lejos de tu cabeza.

Aquí es donde nos topamos con un gran problema. 

 

bicycle-helmet-testing-equipment

 

Muchos ciclistas que conozco gustan de cascos “duros” porque se han caído varias veces y el casco sigue intacto. Es más, la mayoría de certificaciones y pruebas que determinan qué cascos son aptos para la venta al público se basan justamente en esta cualidad, la dureza o resistencia ante grandes impactos. Y es aquí en donde retomamos el concepto de fuerza G.

Muchos cascos están diseñados para soportar una gran cantidad de fuerza G antes de romperse. Los estándares actuales exigen un valor inferior a 250G para poder certificar un casco como “bueno”. Peor aún, se utilizan pruebas completamente alejadas de la realidad. La mayoría de cascos certificados suele mostrar un pico promedio de 180G.

Todo esto suena etéreo y abstracto, ¿verdad? 100G, 200G, 300G, suena a lo que usaba Gokú para entrenar en su camino a Namekusein. Pues aquí tengo una cifra que te hará cuestionar todo: el cerebro sufre contusiones y lesiones a tan sólo 80 o 90G. Es decir, de nada te sirve tener un casco marca ACME original, oleado y sacramentado por Cipriani, si es que tu cabeza golpeará el suelo a 180G y el daño empieza a partir de 80G.

Peor aún, la mayoría de impactos o caídas suelen ocurrir a baja intensidad, por lo que no sirve de nada tener un casco extremadamente duro y resistente, en especial si tomamos en cuenta la fragilidad del cuello y la columna vertebral. Muy pocas marcas importantes han tomado en cuenta este vital detalle.

 

 

Esta es una verdad incómoda para la industria ciclista. Me da rabia ver pruebas y comparaciones completamente arbitrarias y horrendas entre cascos originales y “réplicas”, y cómo muchas marcas se enorgullecen al mostrar información equívoca con el único objetivo de vender. Es la razón por la cual surgió una institución independiente denominada “Bicycle Helmets Safety Institute” o Instituto para la Seguridad en Cascos de Bicicleta, completamente independiente, libre de conflictos de interés o lobbys industriales (como el que Specialized intentó a inicios del 2016 en contra de Stan’s NoTubes) , íntegramente financiada por CONSUMIDORES, es decir, ciclistas como tú y yo.  Esta institución se encarga de develar algunos mitos y creencias alrededor de los cascos, incluyendo el hoy famoso y debatible sistema MIPS, que ya tocaremos más adelante.

 

Sigamos con el tema, es necesario resaltar que múltiples golpes a la cabeza pueden resultar en daño exponencial, ya que los efectos de una lesión cerebral son acumulativos. ¿Cómo es esto? Sencillo, en temas de lesiones cerebrales, 2+2 no es 4 sino más bien 22, algo parecido a lo que sucede en la escala de Richter, en la que un sismo de 6 grados equivale a 10 veces la fuerza liberada por un sismo de 5 grados. 

 

El resultado de múltiples lesiones cerebrales se conoce como Encefalopatía Traumática Crónica (en adelante, ETC)

La ETC describe una degeneración gradual de la función cerebral, debido a repetidas lesiones en la cabeza que causan conmociones cerebrales  que pueden o no presentar síntomas. Una vez que los primeros síntomas de una conmoción cerebral se han desvanecido, pueden aparecer nuevos síntomas algunos meses o años más tarde, lo que dificulta su diagnóstico y tratamiento.

 

Los síntomas de una ETC a a largo plazo se presentan lenta y sigilosamente en el paciente. Inicialmente, puede haber problemas de concentración y de memoria, con episodios de desorientación, confusión, mareos y dolor de cabeza. La persona experimenta el retorno de estos signos, incluso sin sufrir una nueva lesión en la cabeza. A medida que la ETC  avanza, el comportamiento se vuelve más irregular, desde agresión hasta síntomas similares a los de la enfermedad de Parkinson. Finalmente, los procesos de pensamiento disminuyen considerablemente, dando lugar a una demencia acompañada de más síntomas de Parkinson, incluyendo alteraciones del habla y la habilidad para caminar. Lamentablemente esta situación es progresiva y no se puede detener.

Como dato importante, una ETC sólo puede ser diagnosticada mediante una autopsia, aunque muchos signos pueden ser percibidos a través de Resonancia Magnética u otros escaneos especializados. como tomografías PET.

 

Dave Mirra, leyenda del BMX, fue diagnosticado con ETC luego de su muerte.

 

Deportes de contacto como el fútbol americano, boxeo, rugby, y otros son candidatos comunes en lo que a lesiones cerebrales se refiere. Hay muy poca información al respecto y un reciente estudio llevado a cabo por un comité del Congreso de los Estados Unidos determinó (y acusó) a la NFL (Liga Nacional de Fútbol Americano de ese país, en términos globales el equivalente a la UCI para el ciclismo o a la FIFA para el fútbol) de haber intentado influenciar los estudios e investigaciones relacionados a la ETC en el deporte al mismo tiempo que donaba decenas de millones de dólares al Instituto Nacional de la Salud de EEUU, y dicha acusación fue publicada por diversos medios, incluído el New York Times.

Cabe resaltar que este tema no se limita únicamente al fútbol americano o al rugby. Veamos un caso específico en el ciclismo.

 

La historia de Lorraine

Lorraine Truong, BMC Global Team

Todos sabemos que los golpes son cosa de todos los días en Downhill, Enduro, y en cualquier otra modalidad, para tal caso. Por otro lado, las lesiones no son propiedad exclusiva de corredores varones macho alfa pecho peludo, conocemos a muchas mujeres que dominan todos los aspectos de nuestro querido deporte, incluso de manera profesional.

Es el caso de Lorraine Truong, miembro del equipo mundial de BMC. En Julio de 2015 participaba del Enduro World Series en Samoëns cuando sufrió una serie de impactos en la cabeza. Su éxito deportivo se convirtió en una lucha psicológica y física a una edad en la que su cuerpo y mente deberían funcionar de manera óptima.

 

bigquotes Era la primera etapa del segundo día, creo que simplemente fui encima del timón cuando mi llanta delantera cayó en un hueco o algo, no lo recuerdo, sólo recuerdo irme hacia adelante y pensar que todo iba a estar bien.  – Lorraine Truong, BMC

Lorraine completó la carrera y llegó en 8avo puesto.

bigquotes Semanas después de la carrera veo que me hicieron una entrevista luego de mi accidente pero no recuerdo cuándo ni cómo la hicieron. Básicamente pude terminar la carrera pero no tengo idea de cómo lo hice – Lorraine Truong, BMC

 

Anatomía de una epidemia silenciosa. Desde un circuito de DH en la Copa del Mundo hasta modificar tu vida entera con tal de recordar cosas básicas.. Desde ese momento, una pequeña caída en una línea sucesiva de caídas previas, la vida de Lorraine se convirtió en algo que nadie hubiera podido predecir.

 

bigquotes Pronto tuve que afrontar que nada estaba bien. El dolor de cabeza era insoportable, sentía náuseas todo el tiempo, la luz me volvía loca, luchaba para hablar, mi cuerpo no respondía. Cada pequeña tarea era representaba un gran esfuerzo, mi mente estaba tan nublada…  

Me desempeñaba como Ingeniero Jr, con capacidad de realizar análisis matemático al mismo tiempo que escuchaba una clase de mecánica cuántica, y ahora lucho para escribir un simple párrafo. Tengo que ver las letras en tamaño muy grande para poder leer y cada 10 minutos tengo que tomar descansos. Un gran cambio en mi vida y también en mi autoestima. Era una deportista joven, apreciada por mi estilo de montar en los circuitos más difíciles, con una brillante carrera por delante y ahora soy una mujer que camina con un bastón. Es difícil- Lorraine Truong, BMC

 

Mientras tanto, la UCI es plenamente consciente del problema, aunque no hace mucho por promover información, investigación o siquiera visibilización del tema.

 

En eventos de ciclismo, es responsabilidad del médico del equipo o de carrera determinar si es que un corredor herido puedo continuar o regresar a la competencia. La decisión no puede ser delegada a otro profesional o empleado. En toda situación, la prioridad será resguardar la seguridad y la salud del corredor. El resultado potencial en la competencia no debe nunca influenciar esas decisiones. Si el médico de carrera y el del equipo tienen distintas opiniones, el corredor no debe continuar o regresar a la competencia.-

Traducción literal: UCI Medical Regulations

 

 

¿QUÉ HAY DE NOSOTROS?

Si has llegado hasta aquí te preguntarás también… ¿qué hay de mi? No soy un competidor profesional, no soy downhillero, no salto rampas ni hago giros de 360° en el aire. Los riesgos son menores pero estamos tanto o más expuestos a los mismos problemas debido a que no contamos con equipo ni experiencia tan especializada. Si tomamos en cuenta la nutrición, entrenamiento, apoyo médico y psicológico, la experiencia, el talento de estos deportistas también debemos añadir que usan equipamiento tope de gama, el más caro que ofrezcan los auspiciadores. Nosotros… pues lo que la billetera nos permita.

 

Nosotros nos hacemos la misma pregunta, a lo que respondemos: ES HORA QUE USES UN CASCO ASÍ SEA PARA IR A COMPRAR PAN. Y si eres un competidor o aficionado, un ciclista de fin de semana o un profesional auspiciado, sería bueno que mantengas un ojo a las novedades en este tema, de tal manera que protejas tu salud y tu futuro. ¿Compras cascos hechos por hacer? ¿Tenías idea de todos estos temas relacionados a la salud mental y el ciclismo? ¿Qué pasa si sufres un accidente en medio de la nada? ¿Estarás protegido?

 

El casco del maleño Jose Balladares (Club de Ciclismo RIMM) destrozado luego de una caída en plena competencia en Mal Paso, Pachacámac. . Pudo continuar la carrera sin mayor complicación aunque no estaría fuera de lugar hacer un seguimiento del impacto

 

Usar un casco más caro no siempre significa mejor o mayor protección, sin embargo vale más un casco que ninguno, y ahora que conoces los crecientes riesgos de lesiones cerebrales esperamos tomes mayor importancia al tema. Nuestro siguiente artículo (la continuación de éste) tratará sobre las nuevas tecnologías en los cascos presentes en nuestro mercado local, tales como la discutible “MIPS” y “Composite Fusion Plus”. Muy atentos 😉

 

 

Mientras tanto, echemos un vistazo a la caída de Nicholi Rogatkin en el Red Bull Rampage 2015, uno de los peores accidentes en la historia del evento, con un gran desenlace. Rogatkin logró levantarse y terminar el circuito incluso con un salto de 360° a través del cañón, una decisión muy discutida en diversos medios especializados.