Cómo secar de manera fácil, barata y eficiente nuestra bolsa de hidratación 4


Todos los ciclistas usuarios de mochilas de hidratación ya conocen la importancia de secar correctamente el depósito de la mochila tras su uso. Las mochilas de hidratación requieren ciertos cuidados que todos sus usuarios deben cumplir si no quieren saborear un agua con sabores y olores nada agradables, además de alguna que otra gastroenteritis. Secar correctamente el depósito de agua de una mochila de hidratación es fundamental, y en este artículo aprenderemos a fabricar nuestro propio Kit de secado de manera fácil y económica.

Un Kit de secado casero para mochilas de hidratación fácil y económico

Para fabricar nuestro propio Kit casero de secado para mochilas de hidratación, simplemente necesitamos los siguientes elementos:

    • 1. Una percha de ropa metálica forrada con plástico (muy importante ésto último)
    • 2. Papel absorbente de cocina o en su defecto, papel higiénico.
    • 3. Un lugar dónde colgar nuestra mochila de hidratación para el secado.

Como hemos podido comprobar, el coste total de los elementos que necesitamos para fabricar nuestro propio Kit de secado asciende a la nada despreciable cantidad de 0 soles, al tratarse de cosas que ya solemos tener en casa. A continuación, veamos cómo fabricar nuestro Kit de secado para mochilas de hidratación:

Paso 1

Utilizaremos una percha metálica forrada en plástico para evitar que el metal se oxide en contacto con el agua y estropee nuestro depósito de agua. Es muy importante vigilar que no quede ninguna parte metálica expuesta al agua, ya que el óxido es tóxico y podemos estropear nuestra mochila de hidratación. En primer lugar, colocamos la percha sobre una superficie plana.

Paso 2

Agarrando por los extremos la percha, procedemos a presionar hacia el interior con ambas manos, hasta doblar la percha por la mitad como muestra la imagen.

Paso 3

Nuestra percha debería haber quedado así, mirándola de perfil. Muy importante comprobar que el plástico que recubre la percha no se haya dañado en el proceso.

Paso 4

Apretando la percha con una mano, introducimos la misma en el interior del depósito de nuestra mochila de hidratación. Gracias a los bordes redondeados de la percha, evitaremos dañar el depósito.

Paso 5

Expandimos la percha colocada en el interior de forma que el depósito de agua de nuestra mochila quede más o menos abierto y el secado sea más eficiente.

Paso 6

Colocamos papel de cocina en la parte inferior del depósito de la mochila de hidratación. El papel se encargará de absorber toda el agua del depósito y secar completamente su interior. Si utilizamos papel higiénico, es probable que se deshaga al contacto con el agua y nos deje restos, sobretodo si es de dudosa calidad.

Paso 7

Colgamos nuestra mochila de hidratación con la boca del depósito hacia abajo y cuidando de que no esté en contacto con el sol para no estropear el material del que está compuesto. Tras un par de horas, ya tendremos nuestra mochila lista para usar nuevamente.

Últimos consejos

  • Antes de colgar la mochila para su secado, es recomendable soplar por el tubo de hidratación para desalojar el agua que pueda contener.
  • También es recomendable limpiar el tubo de hidratación cada cierto tiempo, con agua y aire a presión para evitar la proliferación de bacterias.
  • Y por último, una o dos veces al año deberíamos utilizar pastillas desinfectantes específicas para mochilas de hidratación, y así alargar la vida útil de nuestra mochila.

Comentarios

  1. […] 3). Secar de modo rápido y eficiente nuestra bolsa de hidratación. […]

  2. Carlos dice:

    Hola, todo ese procedimiento lo evitas usando un reservorio Hydrapak, el cual al ser reversible te permite lavarlo y secarlo completamente sin necesidad de dejarlo colgado para secarse y contaminarse con el ambiente…Saludos,

    1. Efectivamente, don Carlos. Ahora que tengo una mochila Dakine que me vino con un reservorio Hydrapak, todo este proceso es mucho más simple. Mención aparte la calidad de los productos especializados Hydrapak.

      Este artículo servirá, sin embargo, a todos aquellos que recién se están iniciando en el mundo ciclista y que, por diversos motivos, no cuentan con un reservorio de alta calidad aún.

  3. Luis Wiese dice:

    es recomendable tambien una ves finalizado el proceso, colocar el deposito en la congeladora hasta su proximo uso