Cicloviaje: Sierra Central y Ceja de Selva. 7


TICLIO – LA OROYA – JAUJA – LAG. DE PACA – TARMA – LA MERCED

Mi segundo viaje en bici por parte del País y Mi primer viaje en solitario, por David Buendía. 


david pinche

LOS PREVIOS

Una semana antes de estos feriado largos  (Juev. 27 – Sab. 29 de Junio), me entero que iba tener libre desde el jueves  (Por laborar en sector público) así que dije – ¿Porque no hacer un viajecito? – convoqué a la Familia EPB para planificar un viaje y ninguno tenía libre todos los días feriados así que busque entre las propuestas de algunos grupos y me intereso la de CicloMagrudones LimaBike

La ruta era “Tarma – La Merced”. Ellos partían viernes por la noche y yo quería aprovechar todo el feriado así que decidí alargar la ruta por mi cuenta. Armé mi itinerario de viaje, los horarios, el equipamiento necesario, leí relatos de otros viajeros por esas rutas, revisé los perfiles de elevación, las distancias y otros datos que me sirvieran para esta aventura. Debía ir preparado para la guerra.

Cuando le conté a mi familia y amigos que iba realizar esta empresa en solitario (salvo el último día que me uniría en Tarma con CicloMadrugones de LB) me decían: -¿Estás loco?, -jajaja no te creo, – ¿Estas mal de la cabeza?, etc. Ni mi querida Madre me pudo detener, sabía que estaba yendo preparado. Mi profesión me respaldaba en el ámbito geográfico, ella conocía mi yo-hiperactivo y esa chispa de aventurero que poseo, así que confió en mí y fui con su bendición. 

JUEVES 27

Llegó el Día tan esperado todo estaba listo, bici, parrilla, alforjas y equipamiento.

A las 6:15am desperté, me cambie y enrumbe al terminal de yerbateros a tomar un Bus. Debido a los feriados aumentaron ligeramente los pasajes. A duras penas encontré quien me lleve a S/.15 (algo de USD$ 5) con todo y bici hasta el Abra Anticona (también conocido como Ticlio). Partí 7:30am y llegué casi 11:30am a Ticlio, me abrigue bien y, antes de partir, la respectiva foto en el arco que marca sus 4818msnm, Línea divisoria imaginaria entre los departamentos de Junín y Lima.

Abra Anticona
En el Abra Anticona, listo para empezar la ruta 

Empecé el frío descenso por la Carretera Central del Perú mientras admiraba los pocos vestigios de hielo salpicados sobre las montañas. El cielo azul y el imponente sol en lo alto. Paré en las lagunas de Huacracocha, Churuca y Huascocha de ellas la laguna de Churuca me resulto muy tentadora ya que la carretera pasa por su borde pude admirar de cerca sus aguas, no por mucho tiempo no quería despertar nadando allí.

laguna Huacracoca

Laguna Huacracocha

aguas de la laguna Churuca

Aguas de la Laguna Churuca

El descenso a La Oroya prosiguió sin contratiempos, disfruté del paisaje, el aire frio se filtraba x los lentes, y que la gravedad haga lo suyo. Ya en La Oroya, era hora del almuerzo y me tomé una rica sopa de Patache y de segundo Jueves de Pavita!

Una vez estaba lleno el buche y con provisiones comencé los 80km a Jauja, no avance ni 15km y crack!! Rompí cadena, saqué el tronchacadena y veo que no tenía todas las piezas (Si!, mi tronchacadena está formado de varias piezas removibles no de un solo cuerpo) las busqué en mi mochila y nada. Es decir, no me servía. No quería tirar dedo (pedir un ride) hasta Jauja así que me senté y comencé a quemar neuronas, ya! alicate, repuestos y piedra, acomode con el alicate los repuestos que tenía y con una piedra golpeaba con cariño para arreglarlo, ya había acomodado los 2 extremos con éxito, ahora tenia que unirlos, con más cariño cada golpe sino iba quedar peor, y……  oh yeah! funciono!! (Me salió tan bien como si lo hubiera hecho con la herramienta porque me aguanto los 2 días sgtes de viaje y el retorno a Lima), a recuperar el tiempo perdido (40min-1h).

La tarde caía y con ella el frío, con cada km que avancé admiraba la morfología de nuestro territorio rememorando las clases de Geomorfología en la Universidad, El sonido del Rio Mantaro me acompañaba y los mocos también jajaja; cayo la oscuridad alrededor de las 6:00pm así que le metí más fuerza al pedal, y es que el frío hacía tiritar el cuerpo aún con abrigo.

IMG_6964

Llegué a las 8:00pm  a Jauja, en el hospedaje me dijeron que ya había empezado la temporada de helada, debo decir que no tuve en cuenta ese detalle pese a que ya lo había escuchado unos días antes por SENAMHI, una ducha caliente lo soluciono, comí algo y descansar para el día sgte.

VIERNES 28

Salí 7:00am del hospedaje, me había despertado desde antes pero hacia un frio terrible, 3 vasos de maca para el desayuno y unos panes para empezar el día e ir a visitar la Laguna de Paca (3390msnm),

IMG_7027

De fondo el Inca Dormido, En la Laguna de Paca

El sol se vislumbraba radiante a mi derecha, yo, mi bici y el cielo azul, qué genial! No me tomó mucho tiempo llegar y admirar esta laguna. Al sur se encuentra el lado turístico y al norte de la laguna el Pueblo del mismo nombre. Respecto a esta laguna se entretejan varias leyendas, entre las cuales se puede apreciar la del Inca Dormido, curiosa formación montañosa en la que se observa el perfil de un inca recostado en el suelo, castigo del Dios Sol por tener un romance prohibido con una joven princesa destinada al templo de las Vírgenes del Sol en Cuzco.

Ahora debo seguir mi viaje, tenía que empalmar hacia la carretera Jauja-Tarma, trepando un cerro por una trocha carrozable que se notaba no la habían usado en meses, harta piedra suelta y buena pendiente hacían dificultosa la trepada con alforjas en varios tramos, así que a empujar la bici, mientras ganaba altitud, se podría apreciar la laguna y el inca dormido de varios ángulos, también diversos cultivos de la zona, llegado a la cumbre del cerro me despido de la laguna hasta una próxima, empiezo un poco de descenso y desniveles encontrándome con varios pobladores en faenas agrícolas. una vez alcanzado la carretera busco tienda y compro provisiones para el día, ahora todo directo, esta vez no toca cruzar un cerro sino toda una cadena montañosa para llegar al otro lado  y avistar la ciudad de Tarma.

IMG_7085

Por la carretera atravesando la cadena de montañas hacia Tarma

Voy a un ritmo constante y tranquilo ya que no hay prisa, esto se tiene que disfrutar. Poco a poco me interno en la montaña a través de la carretera. La pendiente se hace más fuerte y me desgasto cada vez más. El sol intenso me obligó a re-hidratar constantemente, Una vez que llegué a los 3800msnm  la pendiente de la carretera me abate, así que a empujar la bici parte II. Una vez fueron superados los tramos de gran pendiente, el pedaleo se hace factible así que otra vez pongo en marcha las bielas, de tramo en tramo una chequeada a la vista atrás, para ver cuánto he avanzado y veo a lo lejos una imponente cadena de nevados que resultaron ser del Huaytapallana.

IMG_7117

A lo lejos el Nevado Huaytapallana

Filas de autos con caras extrañadas me miraban de vez en vez, a veces atinaba a saludar o reírme, imaginando lo que pensaban; -está loco este pata, -que hace solito por aquí en las montañas, etc. en uno de los tramos que paré a tomar descanso y admirar el paisaje, no sé cómo mi mirada se desvía a un lado y a poco menos de 100m de la carretera veo un grupo de vicuñas, fue una escena que no olvidare, estos animales adaptados perfectamente a esta altitud, clima inhóspitos y extremos, distinguí 3 vicuñas muy jóvenes entre los demás, ellos muy atentos a cada movimiento que hacía a lo lejos, el instinto de supervivencia les dice que algo que se mueva que no sea otra vicuña es una amenaza al grupo. Mi presencia los inquietaba así que seguí mi camino.

IMG_7135

Unos metros por delante, al otro lado de la carretera, veo otras 2 vicuñas corriendo a lo lejos, que momento único y placentero compartir con la naturaleza. Seguí ascendiendo y encontré algunos controles policiales. Aproveché para preguntar si todo estaba bien por la carretera y me respondían que sí, así que con seguridad proseguí. Llegue al punto más alto donde se divisaba ya el adrenalínico descenso que venía. Según la aplicación y el gps del celular, estaba a 4190msnm. Me tocó verificar que a que todo esté en su lugar, bici, alforjas y casco ajustado, y es que no quería volar en alguna curva o que algo se atore. Emprendo el descenso a Tarma con la ayuda de la gravedad. Fueron momentos muy emocionantes y divertidos, con una pista en buen estado y hermosos paisajes.

IMG_7163

Es por esta ruta que realizan competencias de downhill en skateboard; en un momento que pare me fije en el odómetro llego a registrar 60.9km/h con todo y alforjas, disfruté el descenso hasta llegar a la ciudad de Tarma donde almorcé en el Mercado Modelo, estuve dando vueltas por la ciudad y plaza buscando un hospedaje que tuviera cuartos en el 1er piso, pero no hubo suerte, así que caballero nomas. Luego del duchazo reparé en mis ojos, que estaban rojos y muy cansados, creo que por los vientos fríos y el inclemente sol, así que descanse la vista para el día sgte, ya por la noche cene algo y a dormir, hacia harto frio por la temporada de helada; los CicloMadrugones ya estaban camino a Tarma en bus desde Lima.

SABADO 29

Me levanté 6:30am me alisto y llamé a Sergio de la Cruz, uno de los lideres, y me dice que llegaron a las 5:00am, estaban tomando desayuno en el Mercado, termine de sacar mis cosas y los alcancé, la mañana estaba muy fría, así que tomé algo caliente para contrarrestar las bajas temperaturas.

Luego de reunirnos todos en la plaza conté 19 ciclistas, incluyéndome. Los líderes dan las pautas respectivas y comenzamos la ruta hacia la Merced, 1era parada en la ciudad de Acobamba en donde nos desviamos a la Iglesia del Señor de Muruhuay una trepadita para quitar el frío. Luego regresamos a la carretera para seguir, en el camino nos alcanzó un ciclista más, que había salido tarde de Lima por compromisos, así cerramos el número oficial de 20 personas.

Realizamos varias paradas que ameritaban fotos grupales y al paisaje, en la quebrada Yanango comenzó la diversión, había 2 formas de cruzarlo, por el puente o por el mismo lecho de la quebrada, se veía muy prometedor y varios lo repitieron con gusto, algunos mojaron completamente los pies, por mi parte no me anime porque el peso de las alforjas me iba hacer quedar atorado en medio del cauce de la quebrada, continuamos la ruta.

IMG_7216

Fotos en la cascada La ducha del diablo y de ahí hasta antes de un túnel y al costado de la carretera los restos del aparatoso accidente de un bus hace una semana, vimos llegar algunos familiares llevando flores, fue increíble ver cómo puede quedar añicos un bus y a la vez lo lamentable del accidente.

Llegamos al Velo de la Novia, estaba seco, si querías pasar por allí había que cargar la bici fuera de la carretera, la mayoría se animó y yo no iba ser la excepción, las alforjas no me detuvieron feliz cleteando por esos maravillosos lares, fue que más adelante se sintió el choque de calor mostrándonos el cambio de región a ceja de selva, otra parada grupal esta vez para deleitarnos con los sabores de la zona en café y cacao y otras variedades exóticas.

Y llegamos a La Merced directo al terminal para asegurar los pasajes de regreso a Lima que salía a las 10pm. Almorzamos para luego dirigirnos a la catarata de Bayoz que se encontraba lejos, algunos decidieron quedarse en la ciudad, a medio camino preguntamos por la distancia a las cataratas y nos dijeron -uy! falta van a llegar mañana en bici- que halagador, por decisión de los lideres no sería factible ir hasta Bayoz y regresar para tomar el bus a tiempo. Así que optamos por ir a otra catarata más cercana, el grupo de avanzada nos pasamos del puente Quimiri y tuvimos que regresar porque allí era el desvió, al regresar nos esperaba el resto del grupo, algunos bajaron a refrescarse en el Rio Chanchamayo y en el Restaurant aledaño al puente  estaba la Tigresa del oriente y su Tigrilla que estaba buenaza!! cruzamos el puente colgante

IMG_7301

y seguimos el camino de trocha salpicada de charcos avanzamos rumbo a la Catarata La Borgoña, todo fue muy divertido y anecdótico, la ruta entre vegetación era genial, había que cruzar unas quebradas como para mojarse completamente con todo y zapatillas, así que me las quite y cruce, algunos cruzaron haciendo malabares sobre un tronco de un árbol, otros les dio igual y con todo y zapatillas cruzaron, la ruta se ponía cada vez más emocionante, tenía buena comparación con Santa Rosa de Mal Paso – Pachacamac, solo que no había una acequia a un lado y al otro abismo, sino que de un lado estabas pegado a la ladera del cerro y el otro daba cuesta abajo directo al Rio Chanchamayo, si de por sí ya era comparable con Mal Paso, súmale a eso tu parrillita y alforjas jajaja que locura!!, varias veces resbale, casi se va mi bici, en las curvas me ganaba el peso, perdía el equilibrio y terminaba resbalando al rio,

1002702_620921587926447_154608636_n

Ahí voy! – Foto cortesía Sergio de la Cruz

Pero seguía empedernido en avanzar, mi tocayo David Macuriano estaba metros delante mío, luego me enteré que en una parte resbalo y su bici desapareció del camino, tuvo que hacer una cadena humana con Jerónimo Reynoso para rescatar a su querida bici, ya la veía negra al momento que tuviéramos que regresar pero que importa Si Se Puede! había tramos que por precaución no pedaleaba sino a empujar o cargar la bici, llegamos a la quebrada La Borgoña pero faltaba mucho más para llegar a la catarata, 2 cruzaron con sus bicis la quebrada, yo no iba poder cruzar cargando la bici, era eso o se me podía ir la bici, porque eran cantos rodados de diversos y grandes tamaños, así que dejamos las bicis a un costado de la quebrada, y decidimos seguir a pie, hasta aquí varios se quedaron ya sea por lo cansado que fue llegar y aún faltaba, cruce descalzo la quebrada y me dio flojera volverme a poner las zapatillas, eran las de suela dura con cleats me iba sentir incomodo hacer la caminata, así que camine descalzo todo el trayecto, nada mejor que estar en contacto con la naturaleza,

IMG_7322

No sé cuánto avanzamos y no llegábamos, pero todos decididos a llegar, encontramos varios desvíos señalizados, caminabamos y nada, hasta que llegamos a un punto donde el camino acababa en la misma quebrada donde descendian sus aguas, ¿?¿? dónde está la catarata?? Oh sorpresa ahora tocaba avanzar por el mismo cauce de la quebrada, Jerónimo bajo primero, el lecho del río eran cantos rodados y arena así que estuvo genial, llegamos 8 ciclistas en modo trekking a la catarata  La Borgoña,

1000152_620927134592559_1923455985_n

Los 8 que llegamos a la Catarata La Borgoña sobre el cauce de la quebrada, Sergio tomaba la Foto.

Nos ganaba la noche y había que regresar, otra vez me dio flojera ponerme las zapatillas, así que descalzo me regresé. Que rayos! habíamos caminado un montón, poco a poco otra vez me ganaba la adrenalina y empecé a correr, saltando obstáculos, me sentía chasqui selvático, jajaja, Joel Velázquez estaba detrás mío corriendo también pero con zapatillas, llegamos al punto donde dejamos las bicis, y volver sacar fuerzas y cargar la bici, parecía que traía piedras en las alforjas. Y el terreno era suelto, ahí si las zapatillas de suela dura con cocadas me enganchaban bien al suelo para arrastrar mi bici. Al  reagruparnos todos, nos equipamos con las luces para proseguir porque ya había caído la noche, ahora si me daba algo de temor pedalear y que se me vaya el equilibrio por el peso y terminar en el rio, así que empuje muchos tramos y en los que pedaleaba resbalé y terminaba para un costado jeje.

935803_10201398445833906_1176284287_n

Regresando de la catarata y caída la noche – Foto cortesía Martin Tang

Ya para ese momento los anteriores días de viaje me pasaban factura, estaba muy fatigado. Con dificultad avanzaba entre piedra y arena por las alforjas, hasta alcanzar de nuevo el puente colgante Quimiri, regresamos a la ciudad de La Merced satisfechos por la ruta, los paisajes, las amistades, y las anécdotas por contar. Cenamos algunos potajes parrilleros y nos aseamos en el terminal para regresar a Lima La Gris, la mayoría desarmó y embaló sus bicis para el bus, yo no lo hice, solo llegué a sacar la llanta delantera, ya no tenía ni fuerzas ni ganas, había gastado todas mi fuerzas hoy para cerrar con broche de Oro mi viaje por la Sierra Central y ceja de selva del Perú.

DOMINGO 30

Creo que la mayoría logró descansar en el bus por lo exigente de la ruta, llegamos alrededor de las 6:00am a Lima, muy contento de haber podido cumplir con éxito mi trayecto, de haber hecho nuevas amistades, y conocer muchos lugares, también se cumplía 1 año exacto de haber armado mi bici en Emancipación (unas galerías ciclistas en Lima), cada vez me sorprendo a cuantos lugares me ha llevado, y pensando en los lugares que me llevará, no había mejor regalo que dejarla descansar hoy en casa.

Regrese con Joel que también vive en SJL, nos despedimos en el 1er Metro, y llegué vivo! Hogar Dulce Hogar, El grupo de El Perú en Bicicleta se iba juntar a las 7:30am para realizar la vuelta a Jicamarca por Huachipa y me insistieron para ir… pero NO, no se pasen! No soy de acero!, me bañe y dormí todo el día 🙂 Hasta una próxima aventura.

Todas las fotos  Aqui

Autor: David Buendía M.

FondoFinalEPB fondo blanco

Comentarios

  1. Jessica dice:

    Hola, que buen viaje, me hiciste recordar cuando estuve perdida en Huancayo.
    Actualmente estoy por compradme una bicicleta para aprovechar mis vacaciones, que recomendaciones me darías,
    Mi correo es Dev.la.morti@gmail.com

  2. bayrol gabriel dice:

    estuve leyendo tu travesia y si. me recordo el viaje que realice el 2009 desde Huancayo – Junin a Pichanaki – junin, no tenia una buena bicicleta, encima era la masa simple, con marco de metal, etc. aún asi viaje y en un aprox de 13h llegue. me gustaria haber unos consejos, para obtener una bici regular a precio modico, pero que esta aguante este tipo de travesias.