El Soroche o Mal De Altura


¿Qué es?

El mal agudo de montaña (MAM), llamado coloquialmente mal de alturamal de páramo o soroche, es la falta de adaptación del organismo a la hipoxia (escasez de oxígeno en el aire) de la altitud. La gravedad del trastorno está en relación directa con la velocidad de ascenso y la altitud alcanzada. De manera inversa estos síntomas normalmente desaparecen al descender a cotas más bajas. Ocurre normalmente a partir de los 2.400 metros de altitud, hasta la denominada “Zona de la muerte” a los 8.000 metros de altitud.

Suele aparecer a partir de la exposición a la hipoxia y es más frecuente en menores de cincuenta años y en sujetos que residen habitualmente a menos de 900 m de altitud.

2031330-Altitude_sickness_can_make_you_sick_as_a_dog_Cusco

¿Cual es la causa?

La principal causa de esta afección es la hipoxia. La presión atmosférica disminuye con la altura, lo que afecta a la biodisponibilidad del oxígeno, ya que los alvéolos pulmonares no son capaces de transportar la misma cantidad de oxígeno a la sangre que ante una situación de mayor presión como al nivel del mar.

¿Cuales son lo síntomas?

  • Mareos
  • Cefalea (dolor de cabeza).
  • Náuseas y vómitos.
  • Falta de apetito.
  • Agotamiento físico.
  • Desorientación y disminución de la capacidad de razonamiento (muy peligroso si se tienen que tomar decisiones que comprometen la salud o la vida de las personas).
  • Trastornos del sueño. Que pueden ser bien somnolencia o insomnio. También pueden presentarse episodios de disnea súbita nocturna (despertarse bruscamente con sensación de ahogo) debidos a la denominada respiración de Cheyne-Stokes durante el sueño.
  • Las manifestaciones más graves (y potencialmente letales) del mal agudo de montaña son el Edema Pulmonar de Altitud y el Edema Cerebral de Altitud.

670px-Prevent-Altitude-Sickness-Step-4

¿Se puede prevenir el MAM? Si, solo con Aclimatación

El estado o la preparación física, por excelentes que estos sean, no previenen el MAM en absoluto. Este puede producirse a cotas de tan solo 2.500 m de altitud y se sabe que la susceptibilidad a padecerlo es inversamente proporcional a la edad del sujeto, probablemente debido a la madurez del sistema nervioso. Tampoco se recomienda el empleo de fármacos para prevenir el MAM. Existen productos farmacéuticos con diferentes nombres: Sorochipil, Sorochesan, etc, que simplemente son analgésicos contienen paracetamol, ibuprofeno, acido acetil salicilico (aspirina) y que no solucionan el problema, por el contrario es muy peligroso tomarlos porque alivian y disfrazan los síntomas cuando la solución verdadera es otra como veremos más adelante.

La única forma de prevenir el MAM es adaptarse progresivamente a la hipoxia de altitud mediante un proceso denominado aclimatación.

Es muy importante tener en cuenta que, a pesar de seguir escrupulosamente un calendario de aclimatación, el MAM puede presentarse en cualquier momento. También es muy importante mantenerse perfectamente hidratado (beber al menos 4 o 5 litros de agua diarios) y una dieta variada rica en hidratos de carbono.

¿Cómo ocurre este fenómeno?

La altura afecta fuertemente a los humanos. El porcentaje en que se satura la hemoglobina con oxígeno determina el contenido de oxígeno en nuestra sangre. Cuando el cuerpo alcanza cerca de 2.100 metros sobre el nivel de mar, la saturación de la oxihemoglobina comienza a disminuir drásticamente.  Sin embargo, el cuerpo humano posee adaptaciones a corto y a largo plazo que le permiten compensar, en forma parcial, la falta de oxígeno.

El cuerpo humano puede adaptarse a la altitud mediante una aclimatación inmediata o a largo plazo. A gran altitud, inicialmente y por un corto periodo de tiempo la falta de oxígeno es detectada por los cuerpos carotídeos, y causa el incremento del ritmo respiratorio (llamado hiperventilación). De este modo se produce una alcalosis respiratoria, es decir en la altura la sangre se alcaliniza por la acumulación de exceso de CO2 (dióxido de carbono), debido a la respiración más rápida que hacemos en el afán de obtener más oxígeno del aire enrarecido de la altura, pero realmente no conseguimos más oxígeno pues no está disponible en el aire de la altura.  Entonces ocurre que nos hallamos en una situación de desbalance de la proporción de O2/CO2 que normalmente existe en la sangre y que mantiene el pH sanguíneo (acidez sanguínea) en equilibrio.

IMG_0157

En la altura proporcionalmente hay más CO2 que O2 y lo mismo ocurre en la sangre, además de que el metabolismo corporal produce CO2 el cual es vertido a la sangre continuamente. Todo esto se traduce en un exceso de CO2 en sangre. En la sangre el CO2 está disuelto en el agua sanguínea en su forma de bicarbonato (CO2 + H2O = H2CO3) y es el exceso de este lo que produce la alcalosis y esta alcalosis es la que causa todos los síntomas descritos arriba.

Entonces, que hay que hacer?  Hay que reducir el exceso de CO2 en sangre o si los síntomas son muy fuertes lo más recomendable es descender.

Y como se puede reducir el exceso de CO2 en sangre?  Eliminándolo a través de la orina. Para esto se debe estimular la diuresis (la frecuencia urinaria) tomando mucha, mucha agua.

Una vez que se ha eliminado el exceso de CO2 de la sangre esta se re-acidifica lo cual balancea los efectos de la hiperventilación, asimismo la re-acidificación actúa como un estimulante respiratorio, lo cual permite respirar más fácilmente por la noche y aumenta el rendimiento físico de día.

Además, a gran altitud el corazón late más rápido; el volumen sistólico (volumen de sangre bombeado por un ventrículo) decrece ligeramente y las funciones no esenciales del cuerpo son suprimidas. La digestión se vuelve menos eficiente debido a que el cuerpo suprime el sistema digestivo en favor de incrementar las reservas del sistema cardiorrespiratorio. Por eso se recomienda comer poco y alimentos ligeros de fácil digestión. La comida en sí no es la causa de los síntomas, es un mito atribuir a la comida el malestar en la altura.

Una aclimatación completa requiere días o incluso semanas. Gradualmente el cuerpo compensa la alcalosis respiratoria por medio de la excreción renal de bicarbonato, permitiendo una adecuada respiración que provee oxígeno sin el riesgo de una alcalosis. La aclimatación tarda cerca de 3 – 4 días a cualquier altitud dada.

woman-mtbr

El proceso de aclimatación implica una serie compleja de adaptaciones fisiológicas. El cuerpo reduce la producción de lactato (porque bajar el consumo de glucosa reduce la producción de lactato), decrece el volumen de plasma, se incrementan los hematocritos (policitemia), se incrementa la masa de los eritrocitos (globulos rojos), una mayor concentración de capilares sanguíneos en los tejidos del músculo esquelético, se incrementa la mioglobina, las mitocondrias, la concentración de enzimas aeróbicas, el ácido 2,3 bifosfatoglicerato, vasoconstricción pulmonar hipóxica, e hipertrofia ventricular derecha.

Una adaptación hematológica completa a una gran altitud se consigue cuando el incremento de eritrocitos llega a su clímax y se detiene. Después de esto, la persona situada en altitudes extremas (5500 m) es capaz de realizar actividades físicas como si estuviera a nivel del mar.

El periodo de completa adaptación se calcula multiplicando la altitud en kilómetros por 11.4 días. Por ejemplo para adaptarse a 4000 m de altitud se requieren aproximadamente 46 días.  De cualquier modo, ningún periodo de adaptación permite a humanos vivir permanentemente por encima de los 5950 m.

La medicina de montaña reconoce tres regiones que reflejan el decrecimiento en la cantidad de oxígeno en la atmósfera:

  • Gran altitud = 1500-3500 metros
  • Muy alta altitud = 3500-5500 metros
  • Extrema altitud = por encima de 5500 metros

Viajar a estas regiones de grandes altitudes puede significar problemas médicos, desde pequeños síntomas de mal de montaña al potencialmente fatal edema pulmonar de altitud (HAPE) y edema cerebral de altitud (HACE). A más alta altitud, más alto es el riesgo.

Extraído del Fanpage de CicloTurismoPerú.
Resumido y condensado por CTP de diversas fuentes disponibles en Internet.