La guerra por la calle: El ejemplo de México DF


Guerrilla Lane por Jimena Veloz

 

Hazlo tú mismo. Esta fue la base filosófica que animó a un colectivo mexicano a pintar su propia ciclovía en México D.F.

El grupo, Make your city collective (Haz colectiva tu ciudad), delimitó un trazado de cinco kilómetros para recordar al gobierno de la ciudad su promesa electoral durante el año 2007 de construir 300 kilómetros de carriles antes de diciembre de 2012. A un año de la fecha límite, a fines del 2011, tan sólo habían ejecutado 6.5 kilómetros. Probablemente les suene muy similar a lo que ocurre en la presente gestión municipal en Lima Metropolitana.

Según ONU Habitat. México D.F es una de las ciudades más contaminadas del planeta. Algunos estudios aseguran que pasar un día en la capital del país norteamericano equivale a fumar 40 cigarrillos. En ella residen 8,84 millones de personas que llegan a los 21,2 millones si se cuenta el área metropolitana. Por las carreteras de la capital circulan cerca de cinco millones de coches. Felizmente, cuenta con un servicio de bici pública, Ecobici desde febero de 2010. A pesar de ello, circular en bicicleta por el D.F es, como mínimo, una aventura. Por eso, este grupo de personas ha comenzado su particular guerrilla urbana con botes de pintura y reivindicando espacio para los pedales.

IMAGEN EXPO

“Hay una campaña a nivel nacional para pedir a los representantes públicos que destinen, al menos, el 5% del presupuesto de transporte al desarrollo de infraestructuras para vehículos no motorizados. Hemos pintado el carril bici reivindicativo en frente del congreso para que no se olviden de ello”, explicaba a CNN Jimenza Veloz, miembro del colectivo. Para los representantes políticos del Distrito Federal la bici es estratégica y sus esfuerzos en favor de los pedales han sido reconocidos. Como cuenta con fondos limitados justifica el retraso en la construcción de ciclovías con el lanzamiento, hace casi dos años, del sistema público de alquiler de bicicletas.

El paseo de la Reforma tomada por las bicicletas

La falta de presupuesto es un argumento recurrente de las administraciones públicas, allá y en todos lados, incluyendo a la ciudad de Lima. A pesar de que las medidas a favor de la bicicleta no siempre requieren grandes inversiones, son las primeras en desaparecer de la agenda política cuando hay falta de liquidez. Para demostrar la futilidad de este argumento, estos activistas han creado una ciclovía con mil dólares. Tras cuatro días de recaudación de fondos a través de la red de crowdsourcing (un sistema masivo de recolección de fondos voluntarios) Fondeadora, consiguieron el dinero necesario para pinturas y brochas. Con todo el material, cerca de 80 personas se reunieron en la calle en la calle y en 8 horas tuvieron listo el wikicarril, como lo denominaron por su carácter abierto y participativo.

“No esperamos que los coches dejen de usar ese espacio. Queremos hacerles saber que los ciclistas tienen prioridad legal en esta ruta”, declaraba el colectivo. Las autoridades locales habían designado un espacio exclusivo para la bicicleta en esa avenida pero no lo habían señalado por lo que de facto seguía siendo territorio de los coches. Del mismo modo, el volante conduce las inversiones en transporte; el 80% del presupuesto del área de movilidad está dedicado a las infraestructuras automovilísticas. Un dato que choca con el uso del automóvil privado que representa el 30 % de los viajes totales, según elInstituto del transporte y políticas de desarrollo, una organización global que apoya el movimiento 5% de inversión pública a los vehículos no motorizados.

Portada 3 d

Aunque el uso de los pedales se ha doblado desde que se lanzó la bici pública, hay 138 coches por cada mil habitantes y el ritmo de la ciudad sigue asustando a los ciclistas potenciales. Desde el ITDP repiten que es necesario mejorar la imagen del ciclismo para que se perciba como algo seguro. Eso es una labor del gobierno local que debe hacer un esfuerzo para que el ciclismo urbano sea más atractivo y ven en los carriles una buena medida.

La asociación Bicitekas ha realizado un estudio que concluye que por 53.000 dólares (unos 150 000 soles), México D.F podría pintar 300 kms de ciclovías. El grupo defiende los pedales y organizan bicifestaciones y lanzan propuestas de promoción de las dos ruedas. Hace unos meses lanzaron un libro con experiencias de ciclistas urbanos en la ciudad de México y apoyan la propuesta de destinar el 5% del presupuesto a movilidad no motorizada. Ya han conseguido que la bici entre en la agenda pública. “Necesitamos apoyo real del gobierno sino habrá más carriles guerrilla”, avisan los activistas.

No sería mala idea recoger el ejemplo de los ciclistas del Distrito Federal, no? Miren cuántos años de ventaja nos llevan.

Adaptación del artículo original de Pablo León.