Luces Knog: lo bueno, lo malo y lo feo.


Empezamos una nueva etapa en #elperuenbici y nos lanzamos con todo a probar las luces marca Knog que por tanto tiempo buscábamos. Estamos seguros que las has visto en tu tienda de ciclismo favorita… y si no las usas aún, aquí tienes lo que necesitas para tomar una decisión.

Desde hace un tiempo las luces que usábamos para la aventura y para nuestros recorridos diarios se volvieron inconvenientes. Para la luz delantera debíamos llevar siempre una batería externa, además de tener cuidado al enrollar el excesivo cable sobrante en la bicicleta. Nos quitaba tiempo, nos pedía espacio y por si fuera poco, pesaba mucho.

Para la luz trasera otro era el rollo. Inicialmente nos fascinaba por lo mucho que brillaba pero utilizaba pilas doble AA y para ajustar el ángulo del halo de luz debíamos usar un destornillador estrella. Luego de un tiempo el regulador de plástico se desgasta y no importa lo mucho que ajustes, tu luz iba a terminar apuntando al suelo.

 

 

Fue en ese momento que le prestamos mucha atención a las luces Knog, marca presente desde hace unos años en el mercado peruano gracias a La Bicicletería. El concepto básico detrás de cada una de estas luces consiste en uno o varios focos LED con diversas tecnologías, distintas ópticas, un diseño moderno resistente al agua (IP67) y un cargador USB incorporado, de modo tal que no cargues herramientas, cables ni baterías adicionales.

 

presentación general de las luces Knog para bicicletas

 

Este es el contenido de un pack Knog. La lámpara y 2 bandas elásticas para que acomodes la luz a cualquier parte de tu bicicleta

 

Hace alrededor de medio año nos acercamos a la tienda, ubicada en el 2do piso de el Centro Comercial Real Plaza de la Av. Salaverry. Una tienda agradable, con un diseño moderno y lo suficientemente espaciosa como para recibir una atención personalizada.  Al preguntar por las luces, antes que mostrarnos la ubicación, decirnos el precio o lanzarnos alguna oferta, lo primero que nos preguntaron fue cuáles eran nuestras necesidades en temas de luces.

 


En nuestro caso, necesitamos VER el camino, mucho más que hacernos ver por los demás conductores o peatones. De inmediato nos recomendaron la línea Blinder MOB. Nos indicaron que todas las luces MOB delanteras tienen 80 lúmenes de potencia, mientras que las traseras tienen 44 lúmenes. Luego de detallar un poco nuestra necesidad, nos recomendaron específicamente la versión EYEBALLER, cuya descripción reza sin lugar a dudas: ULTRA CONCENTRADA.

La nueva pandilla

 

Este modelo Eyeballer incluye un LED súper brillante de 80 lúmenes cuyo haz de luz abarca 15ª de amplitud hacia adelante, placa reflectiva interna, ademàs de 5 modos distintos de actuación (2 constantes y 3 flashes). Por último, te permite ser visto más allá de 1,000 metros. Incluye 2 bandas elásticas intercambiables para acomodar la luz a distintos timones sin necesidad de herramienta alguna.

El peso de este modelo es de 35 gramos, sus dimensiones son 42x42x62mm y lo mejor de todo es la duración de su batería LiPo: hasta 8 horas en modo constante bajo, y hasta 76 horas en modo flash eco.

 

Hemos podido comprobar sus bondades. Mi casa y la oficina están separadas por 10kms (Breña-Miraflores), un trayecto de alrededor de 30 minutos considerando el tráfico. Durante más de una semana no tuve que cargar la batería usándola en modo constante bajo. Empecé un día Lunes y no fue sino hasta el siguiente jueves que apareció el indicador de batería baja. Para empezar a usarla sólo mantienes presionado un botón. Luego de encender, puedes presionarla las veces que desees hasta encontrar el modo que necesites entre los 5 que hay disponibles.

Cabe resaltar que las luces Knog cuentan con un modo especial de almacenamiento, que te permite descargar la batería lo suficiente como para evitar su deterioro al tenerla guardada. Detallaremos esto más adelante.

Hablemos ahora de la luz trasera. Nuevamente nos preguntaron cuáles eran nuestras expectativas. En este caso, necesitábamos una luz potente pero también visible de manera lateral, a diferencia de la delantera.

 

 

En este caso, nos recomendaron el modelo Four Eyes o cuatro-ojos. Cuatro focos LED con 44 lúmenes de potencia en total. Visible hasta 1,200 metros de distancia, incluye un halo de luz concentrado en 35ª hacia atrás, además de una placa reflectiva en todas direcciones. Si bien las dimensiones, tecnología y beneficios son los mismos, la duración no es la misma. Hablamos de 6 horas en modo constante bajo y hasta 55 horas de funcionamiento continuo en modo Flash ecológico.

La parte resaltada marca la diferencia entre cada línea: el ángulo del haz de luz.

 

Y así es como empezamos a utilizar esta marca. Entre las cosas que merecen resaltar, están la visibilidad a más de 1 kilómetro de distancia, 5 modos de actuación comunes o similares entre cada línea (Constante, Flash Veloz, Constante bajo, Flash Económico, Flash Show), su resistencia al agua, indicador de batería baja, batería de Polímero de Litio y el cargador/conector USB integrado en el cuerpo de la lámpara. El tiempo de carga total (de 0 a 100% toma alrededor de 4 horas, es importante tomar esto en cuenta).

 

 

Además de la calidad del producto, algo que nos facilitó mucho la vida fue el tema de la ligereza y la conveniencia al momento de usarla en distintas bicicletas o al momento de sacar la lámpara para lavar o desarmar la bicicleta. A diferencia de otras experiencias engorrosas, esta experiencia es tan sencilla como desabrocharse un botón de la camisa.

Si necesitas ambas luces con mayor ángulo direccional, las hay. por ejemplo los modelos  KID GRID con un haz de luz de 90ª mientras que la Mr Chips tiene un haz de luz de 120ª, disponible en ambas configuraciones (blanca delantera y roja trasera)
,o la versión en barra vertical denominada V versión GRID (de 90ª) o MR CHIPS (120ª), especìficas para trayectos urbanos con alto índice de tráfico y distracciones. Aquí adjunto un par de vídeos demostrativos.

 

Dicho esto, las luces traseras tienen la particularidad de no necesitar un ajuste angular preciso debido a que su haz de luz tiene ángulos de 35, 90 y 120ª. Como les mencioné antes, yo usaba una Planet Blike de 1W y, pese a ser potente, era necesario ajustarle el ángulo de manera precisa hacia la altura del conductor detrás de nosotros, caso contrario perdía sentido. Esto implica que buses y/o camiones puede que no se vean afectados por la potencia de la lámpara. Esto no sucede con las luces Knog. Otro detalle importante es que las luces blancas delanteras (diseñadas para tubos horizontales como el timón) incluyen el botón de activación en la parte superior, mientras que las luces traseras (diseñadas para tubos verticales) incluyen el botón en la parte lateral derecha.

 

Luego de varios meses probando las luces en distintas bicicletas y en distintos tipos de uso (ciclismo urbano, de ruta a velocidad, cross country, descensos técnicos, y demás). Podemos indicar con total seguridad lo bueno, malo y lo feo de las luces Knog.

 

 

Lo bueno…

  • Super ligeras, lo suficientemente pequeñas como para no estorbar.
  • A prueba de agua
  • USB incorporado (para algunos esto es una desventaja, para nosotros no)
  • No usa baterías descartables.
  • Muy brillantes, bajo consumo, larga duración.
  • Fácil de colocar y remover en caso de emergencia

Lo malo y/o lo feo… 

  • Lo único que se nos puede ocurrir podría ser el precio… pero hey, estás pagando por un muy buen producto, muy bien diseñado y bien pensado, no por una réplica china de baja calidad.
  • Al ser muy fáciles de colocar y sacar, esto implica que no debes olvidarlas puestas en un lugar inseguro porque puede que no las vuelvas a encontrar.
  • Los elásticos tienden a ceder pero son fácilmente reemplazables. Tenemos entendido que el representante de la marca para el Perú otorga facilidades para poder cambiar o renovar las bandas elásticas.
  • El USB expuesto puede arañarse si es que colocas las lámparas junto a tus llaves u objetos similares, por lo que hay que tener cuidado con ello.

 

Diferencia de tamaño entre nuestra luz anterior y la Knog.

Diferencia de tamaño entre nuestra nueva Knog y la anterior Planet Bike Blaze