Mecánica básica: arreglar un pinchazo


Poner un parche puede parecer algo muy básico, ya que ni siquiera se trata de una reparación, pero hay personas que nunca lo han hecho…

Si hay un inconveniente que con casi toda seguridad tendremos en un viaje por el Perú… ese será un pinchazo. Siempre se ha de llevar una cámara o dos de repuesto y lo más cómodo en carretera es sustituir la que se nos ha pinchado. Cuando acabemos la jornada tendremos que poner un parche a la cámara que pinchamos para disponer de otra cámara de repuesto. Aquí cuento todo el proceso como si montáramos la cámara reparada en el mismo momento.

Material para arreglar un pinchazo: parches de diversos tamaños, pegamento, lija, desmontables y bomba.

Adaptación del Artículo Original de Luis Picazo, autor de nosinmibici.com

Los útiles necesarios son: desmontables (así se llaman pero lo que hacen es desmontar la llanta del aro), parches, trozo de papel de lija, pegamento para parches (podemos comprar todo esto en forma de kit para pinchazos) y un inflador portátil.

¿Costos? Los parches no tienen mayor ciencia, hay kits antipinchazos de 2 soles en Emancipación (Parches+Pegamento), hay kits de marca Park Tools (muy recomendables) a 5.5 soles en BuenasBiclas (en Emancipación están 7 soles), en fin, no es algo caro. Los desmontables están unos 5-10 soles (depende de la calidad) y los infladores pues hay de varios precios, los más caros son más ligeros, más potentes y cuentan con un medidor de presión.

Veamos cómo proceder por etapas:

1- Sacar la cámara pinchada. Sirviéndonos de los desmontables sacaremos uno de los lados de la llanta. Para ello se introduce el extremo curvado entre el aro y el borde de la llanta y se hace palanca, con cuidado de no pellizcar la cámara. Los desmontables de marca (Dígase Maxxis, ParkTools, Exustar, XLC) tienen bordes romos o sin filo, lo cual te permite manipular tu llanta con seguridad.

Puede ser necesario liberar las levas del freno V-Brake para poder sacar con mayor facilidad la llanta y la cámara, caso contrario la llanta rozará continuamente con una de las zapatas de freno, lo que incomoda en el proceso.

Algunos desmontables tienen una muesca para fijarlos por el otro extremo a un radio una vez sacado una parte de la llanta y poder utilizar el segundo desmontable sin tener que sujetar el primero. Normalmente con dos desmontables es suficiente: se deja un desmontable fijo y con el otro se van sacando segmentos consecutivos de cubierta hasta que se puede continuar a mano. Una vez que ha salido parte o todo el aro lateral de la cubierta, la cámara sale fácilmente sacando primero la parte de la válvula.


2 – Localizar el pinchazo. Hinchamos la cámara para que coja cierta presión y lentamente buscamos a partir de la válvula el pinchazo. Lo haremos a oído pasando lentamente la cámara cerca de la oreja hasta oír y notar el escape de aire. La mayoría de los pinchazos se dan en la parte exterior de la cámara y por ahí es por donde buscaremos primero. Si tienes un pinchazo en la parte interior de la cámara es muy probable que necesites colocar un fondo de llanta (o reemplazarlo, en caso cuentes con uno). Zéfal produce muy buenos fondos de llanta a muy buen precio.

Si el pinchazo es realmente muy pequeño (normalmente se “sienten” muy fácilmente) la cosa se puede complicar y habrá que recurrir al método del cubo de agua. Consiste simplemente en sumergir la cámara en un cubo de agua y localizar las burbujitas que producirá la salida de aire del pinchazo. Si no tenemos cubo habrá que ingeniárselas con lo que haya, rociar con líquido la cámara y prestar atención.

3- Revisar la llanta. Una vez localizado el pinchazo debemos revisar la cubierta por si hubiera un clavo o cualquier cuerpo extraño que lo haya causado. Nos fijamos en qué punto de la cámara a partir de la válvula está el pinchazo (que habremos marcado con un lapicero o lo que sea) y nos vamos al mismo punto en la cubierta (que no habremos movido para poder localizar ese punto tomando como referencia el agujero de la válvula que hay en la llanta).

Si encontramos lo que ha causado el pinchazo lo quitamos y aún así seguimos revisando todo el resto de la cubierta, tanto exterior como interior y tanto a la vista como al tacto (para ello lo mejor es sacarla completamente y darla la vuelta como un guante). No está de más revisar de paso el estado del interior de la llanta.

Localizado el pinchazo podremos localizar el punto de la llanta donde se produjo si tomamos la precaución de no moverla al sacar la cámara.

4- Poner el parche. Para pegar el parche la goma de la cámara debe estar algo tensa y para ello podemos hacer dos cosas: o bien lo ponemos con la cámara un poco inflada, o bien (esto es lo que yo hago) pasamos esta por el dorso de una mano y la agarramos de forma que quede tensa para poner el parche. Antes debemos lijar la zona y sus alrededores (así el parche agarrará correctamente). Aplicamos una capa de pegamento más grande que la superficie del parche pero antes de ponerlo la dejamos “secar” unos minutos. Cuando veamos que tocando ligeramente con un dedo éste no se queda pegajoso es el momento de poner el parche. Retiramos el papel de aluminio de una de las caras del parche y lo pegamos a la cámara apretando fuertemente. Esperamos unos 10 minutos y quitamos el film plástico de la cara del parche que queda hacia el exterior (si no sale lo podemos dejar, no hay problema).

5- Montaje de la cámara y la llanta. Para montar la cámara esta debe estar ligeramente hinchada, de forma que conserve su forma circular firmemente. Montamos primero la llanta por uno de los aros laterales. Después introducimos toda la cámara entre la llanta y la llanta metiendo primero el tramo de la válvula. Montamos a continuación el otro aro de la llanta acomodando poco a poco la cámara en el interior. Meter el tramo final de la cubierta sólo con las manos puede resultar a veces difícil, así que en este caso nos podemos ayudar de un desmontable con cuidado de no pellizcar la cámara. Una vez hecho esto hinchamos un poco la rueda y la “botamos” contra el suelo suavemente haciéndola girar para que se asiente bien la cámara. La llanta ya está lista para colocarla (atención, las llantas suelen tener una dirección de giro específica). Puede ser necesario liberar las levas del freno V-Brake para meterla. Con la rueda ya montada terminamos de inflar… y  listo! A rodar!

NOTA: Las montañeras están de moda y, como dije antes, suelen tener cierres rápidos que permiten un rápido y fácil desmontar de las llantas de la bicicleta y el asiento. En caso que tu bicicleta no tenga cierres rápidos sino tuercas convencionales, tendrás que llevar una llave que te permita extraer tus llantas. En caso no te guste andar con herramientas encima, puedes simplemente parchar la llanta en el camino hasta que llegues a un bicicentro y te puedan cambiar la cámara o arreglar la bici en caso tengas algún desperfecto.

En lo personal ya no me preocupo mucho por los pinchazos debido a mis llantas de Kevlar y con protección adicional de Kevlar. Sin embargo, siempre llevo mis parches y cámaras de repuesto.

Artículo Original: nosinmibici.com de Luis Picazo