¿Miedo a los descensos? Léete esto 4


Un tema que al común de los cicloturistas y ciclistas que se están iniciando suele afectar bastante: “Tengo miedo a bajar, ¿Cómo lo soluciono?” O, la clásica: “POR FIN, llegué a la cima de Cerro San Cristóbal en bici !!! Y ahora ¿cómo le hago para bajar?“. En este artículo repasaremos algunos conceptos y consejos para que tus descensos sean más seguros y placenteros.

Así como entrenamos las trepadas, también debemos trabajar en los descensos. Debemos disfrutar lo que tanto nos ha costado ganar en el ascenso, no nos conformemos con bajar despacito o mandarnos mucho y sufrir una caída..

En primer lugar hay que ver es verificar que nuestros frenos funcionen bien (DUH) y que estén en buen estado. Caso contrario no hay técnica que valga! 😛

Segundo ¿qué nos da miedo?. Evidentemente todos tenemos temor a besar el suelo y el dolor intenso, los raspones, etc. Es completamente normal tener ese miedo a caerse aunque el problema no es el miedo en sí sino que éste nos hace acumular tensión. La tensión evita que reaccionemos adecuadamente.

Sigamos avanzando. ¿Por qué pensamos que nos vamos a caer? ¿Acaso no confiamos en el material en el que vamos montados? Estoy asumiendo que CONOCEMOS el estado de nuestra bicicleta (y sus frenos), el que menos procura tener una bicis con buenos componentes. Si éste es el caso, ¿Por qué no confiamos en nuestras habilidades? Seguramente ahí está el problema.

“Cuando la bici empieza a acelerar me siento inseguro”, “en recta voy bien, pero cuando se acerca la curva me bloqueo”, etc..

Estos personajes de hace 120 años no tenían ni los frenos ni las llantas que tú tienes y sin embargo subían y bajaban montañas 😉

La verdad es que el miedo se retroalimenta. Bajamos con miedo y nos ponemos tensos, eso nos hace ir más inseguros y tener más miedo aun, pero ¿Qué se le puede decir a alguien en esta situación?  Quienes me conocen saben que disfruto mucho los descensos. En mi opinión, la clave está en entender lo que haces y lo que debes hacer.

Parte importante del entrenamiento es reconocer que todo lo que sube... tiene que bajar.

Parte importante del entrenamiento es reconocer que todo lo que sube… tiene que bajar.

Vamos a situarnos en la cima del cerrito que acabamos de coronar. Ya nos estiramos, ya descansamos, conversamos con nuestros amixers, nos echamos un sorbo de rehidratante y visualizamos el panorama hacia abajo. Empezamos a sentir como la gravedad empieza a jugar a nuestro favor. Delante de nosotros una larga recta que hace que la velocidad vaya incrementándose rápidamente. Algunos ya empiezan a padecer el sentimiento de temor, la sensación de que no van a poder controlar la bici a alta velocidad y se aferran a los frenos para evitar que se incremente,

ERROR #1 : Bajar apretando los frenos.

Debemos tomar en cuenta un detalle:bajar “frenados” puede ocasionar que los aros o discos se recalienten. La eficacia y precisión de los frenos va disminuyendo cada vez más (lo que se conoce como Fade/Desvanecimiento) y provoca gran tensión en los músculos de los brazos.

Cuando estamos tensos tensos, cada mínima irregularidad del terreno, un bache o lo que sea, se transmite desde las ruedas a la horquilla, de ésta al cuadro, del cuadro a la dirección y llega a nosotros en forma de sacudida, la sensación de descontrol crece y comienza la retro-alimentación negativa, sentimos una pérdida del control y frenamos más fuerte, acrecentando los síntomas.

SOLUCIÓN: simple y sencilla,si estamos sobre una línea casi recta, con buena visibilidad, sobre una máquina fiable, soltemos los frenos y dejemos correr la bici un poco. Al no estar frenando el cuerpo irá más relajado y podremos usar brazos, ligeramente flexionados, como amortiguadores humanos para absorber las irregularidades. También tenemos un modo de lograr mayor estabilidad a alta velocidad ¿Cómo? Muy fácil, situando el centro de gravedad más abajo de forma muy sencilla, simplemente echando el trasero por detrás del asiento y agarrándonos en la parte baja del manillar, acercando el pecho hacia el tubo superior de la bici (como agachados), al mismo tiempo que sujetamos el sillín con los muslos mantendremos el control sobre el cuadro

DSC_0170

Volviendo a nuestra bajada, vemos que ya tenemos conocimientos más que fundados para saber que es conveniente dejar correr la bici en las rectas, y claro, alguno me dirá, “pero corriendo tanto la bici luego no voy a ser capaz de pararla cuando lleguen las curvas” ¿y por qué no? Los frenos son sin duda uno de los elementos más potentes de la bici (y los que merecen atención específica, hombre, que si subes al cerro San Cristóbal sin antes revisar el estado de tus frenos… no hay quién te pare en la bajada).

Los frenos de hoy en día, con las zapatas en buen estado pueden parar una bici en un espacio realmente reducido, pero claro siempre que sepamos usarlos. Cuando llega la curva y tenemos que reducir la velocidad hay que tener una cosa muy clara en la cabeza. La regla general es que se frena con la bici recta. Como he dicho, los frenos son un elemento muy potente pero el límite de cuanto podemos frenar la gran mayoría de las veces no está en el freno sino en el agarre de las llantas.

979850_545498098839891_1947721527_o

Cuando frenamos fuerte, la velocidad va disminuyendo y añade rozamiento a la llanta. Hay que considerar que si aplicamos demasiada fuerza repentinamente podemos bloquear el giro, perder agarre por COMPLETO y RESBALAR. Frenando en línea recta las fuerzas que afectan a las cubiertas solo se dirijan en una dirección y por tanto tendremos un agarre máximo.

ERROR #2: Usar únicamente el freno trasero. 

Es importante recalcar el uso de AMBOS frenos. Seguro que a más de uno de pequeño, cuando aprendía a andar en bici, le metieron en la cabeza, “el freno delantero ni tocarlo que sino te irás para delante”. Es cierto, puedes irte para adelante pero usar únicamente el freno trasero es un gran error. Nuevamente la física viene en nuestra ayuda. Por la forma en que se distribuye el peso del ciclista sobre la bici, por la dirección de avance de la misma, el freno delantero es el protagonista principal de un vehículo en movimiento. No hay más que fijarse en motos y coches que montan grandes discos en las ruedas delanteras mientras que los traseros son más chicos o de un sistema menos eficaz.

0000001

Tenemos que tener una cosa bien clara, el freno delantero es el que realmente nos para,el trasero es básicamente una pequeña ayuda extra, nos brinda dosificación y una que otra cosilla más. ¿Y cómo hago para no irme para adelante? Bueno la solución es tan sencilla como desplazar el peso hacia atrás, detrás del asiento y mantener los pedales al mismo nivel y con los talones hacia abajo. Ya solo queda practicarlo antes de meternos en una bajada de verdad en sitios que tengamos controlados para aprender a hacerlo en el menor espacio posible, aprender cuanta son capaces de proporcionarnos.

Error # 3: Frenar en las curvas

Importante a la hora de enfrentar una curva, es frenar con la bici recta hasta el punto que conscientemente hayamos elegido como de entrada a la curva, ahí aflojamos progresivamente la tensión de los frenos a la vez que inclinamos la bici. la metemos en la curva y soltamos los frenos. No les recomiendo frenar en las curvas. Esto ocasiona que la rueda deje de generar nuevos puntos de contacto y corres el riesgo de resbalar hacia un lado.

Sobre este aspecto me gustaría hacer una pequeña reseña respecto a lo de inclinar la bici en las curvas. Es quizás una de las cosas que más asusta a la gente. Como todo, tiene su técnica. Las ruedas a gran velocidad se comportan como giroscopios, no es necesario hacerlos girar mucho pues precisamente lo que hace es crear un desequilibrio. Es mejor inclinar la bicicleta en la dirección que queramos girar, Comprobaremos como nos resulta mucho más fácil girar y trazar la curva, con mucha mayor sensación de seguridad.

A grandes rasgos esto es en lo que consiste bajar y el truco principal es pensar activamente en todo esto que estamos haciendo: acelero, llega la curva, leo que tipo de curva es y decido donde empiezo a frenary hasta dónde, empiezo a frenar fuerte, retraso el peso para no salir por delante, se va acercando el punto de entrada a la curva, aflojo la tensión en los frenos e inclino la bici a la vez que cargo peso en el pedal exterior (el opuesto a la curva) y agacho el pecho para ser más estable, sigo aflojando la tensión en los frenos hasta que en el vértice de la curva ya los tengo sueltos del todo y comienzo a enderezar la bici y cuando está lo suficientemente recta comienzo a acelerar nuevamente.

660b6e8b72b2529bb521915574b4bf85

Ven que parece que estuviera agachado, medio encogido y con la bici inclinada en dirección a la curva? Énfasis también en su pierna izquierda, colocando el peso en el pedal opuesto de la curva.

Puede parecer un poco agobiante el tener que procesar de forma consciente tanta información, al principio lo es, pero pronto nuestro cerebro lo interioriza y lo hacemos casi de forma automática, de forma que vamos yendo cada vez más fluidos y relajados. Además, no es necesario que lo practiquemos en la bici. Una técnica muy usada es la imaginación. Podemos coger y pensar en una bajada que nos conozcamos y pensar en cómo la bajaríamos aplicando estas técnica y lo repetimos una y otra vez hasta que lo tengamos automatizado.

El día que vuelvas a hacer dicha bajada repites lo que has planificado y ya verás el resultado. Como digo, poco más hay que añadir, a lo mejor comentar las técnicas que podemos utilizar cuando surgen los imprevistos, aunque quizás va a ser demasiado por el momento. De momento con esto a muchos les debería servir de ayuda para soltarse.

Comentarios

  1. Sergio dice:

    Muy bueno el articulo, me gusto y esta bast ante explicito, felicitaciones

  2. Cleit dice:

    muy buena forma de comentar a los que nos iniciamos en esto, ahora tengo una consulta. creo realizar todas las tecnicas necesarias para descenso, desde inclinaciones, equilibrar pesos, y llego a una velocidad relativamente comoda par mi que es los 44kmph pero hay bajadas que te dan mas y es en esas donde al llegar sobre cierta velocidad siento el temor de perder el control ya que el manillar de la bici siento que comienza a tambalear. mi bici es nueva y esta todo bien funcionando y centrado, pero al parecer ese tambaleo puede ser por nervio o quizas normal, lo que me hace ponerme tenso y como tu dices el cuerpo recibe todo el movimiento del terreno lo que hace temer mas aun y comenzar a bajar velocidad.

    ese tambaleo es normal? despues de harta practica lograre estar mas suelto a grandes velocidades.

    saludos!

    1. Hola. Muchas gracias por tu comentario. He actualizado el artículo y quizá ahora le des una segunda revisada 😉 puede que te guste aún más.

      Con respecto al tambaleo o vibración que sientes, es completamente normal (después de todo… estás generando rozamiento y movimiento con las llantas y éste se transmite al cuadro y a tu cuerpo). Los componentes de mayor gama procuran contrarrestar esto con materiales o aleaciones más rígidas, esto es particularmente cierto en las bicicletas de ruta. Algunos materiales como el acero CrMo y el carbono también tienen distintas propiedades de transmisión de impactos y vibración del terreno (a velocidad, claro está).

      En este caso me parece que sería bueno le eches una ojeada a la presión de tus llantas al momento de realizar el descenso. Nosotros siempre trepamos en pista a presión alta (digamos, 45psi), si es trocha y lo amerita, le bajamos un poco y en los descendemos de trocha sí que bajamos la presión. En mi caso suelo bajar a 30psi aprox (soy bien ligero). También sería bueno revisar la gama de tus componentes (mientras más baratos, más flexibles y susceptibles a las vibraciones), todo tiene un límite :).

      Saludos.
      Dieter Sánchez 🙂

  3. Renzo Frohlich dice:

    hola de donde es la ultima foto?