Mis deseos como fotógrafo de ciclismo para el 2016


© 2015 Dieter Sánchez - Jurandyr Producciones

Categoría Élite. Final del Campeonato Anual de MTB A Puro Pedal 2015

Cada año tenemos más competencias de ciclismo de montaña en el Perú. Las competencias son muy importantes para el desarrollo del deporte. Los ciclistas tienen la oportunidad de escoger una categoría de acuerdo a su rango de edad para luego medir su nivel con otros deportistas. También permiten a las empresas entrar en contacto con ciclistas que buscan productos nuevos de manera constante por diversos motivos (principalmente debido a la fiebre de las mejoras). Estas empresas, a su vez, permiten a los organizadores implementar nuevos y mejores atributos a cada uno de sus eventos. Esto último es clave. Un buen manejo de imagen de estos eventos permite atraer más público, más corredores, más auspiciadores, atención mediática, y demás. Es, en resumen, una rueda que continúa girando en beneficio de todos los involucrados.

IMG_6306

Yuber Pichihua (Ayacucho)

Ya he participado de la organización de competencias de MTB y es por ello que me parece adecuado compartir con ustedes estas apreciaciones. Sin embargo, mi fuerte es el último punto, el manejo de la imagen. Soy realizador audiovisual y una de mis tantas pasiones es la fotografía y cinematografía.

A mediados del 2014 empecé a cubrir eventos deportivos. Poco a poco fui adquiriendo mejores equipos, lo que me permitió obtener aún mejores resultados para los clientes.

Fue durante el 2015 que empecé a notar un problema en las competencias. El organizador del evento destina una parte del dinero recaudado para pagar un fotógrafo o un realizador audiovisual para que saque buenas imágenes del evento, de tal manera que la carrera se refleje en las fotos y se vea lo mejor de ella, con especial énfasis en la visibilidad de los auspiciadores que hacen posible el evento. Algunos organizadores invierten más dinero y también solicitan un vídeo reel o resumen del evento, lo cual complica un poco el trabajo. En ese caso es necesario tener -como mínimo- 2 personas trabajando en simultáneo ya que los momentos críticos, únicos e irrepetibles suelen ser la partida, la llegada y la premiación. y no es posible tomar fotos y filmar el mismo momento al mismo tiempo, al menos no de manera profesional.

Hasta ahí todo bien. ¿En dónde radica el problema?

Partida Élite. Foto de un aficionado.

Partida Élite. Foto real de un celular o tablet. Facebook

La gran mayoría de personas tiene un celular con cámara hoy en día. Otro gran grupo de personas tiene tablets de todos los tamaños y todos ansían tomar fotos o grabar vídeos en las competencias. Lamentablemente las imágenes son de pésima calidad. Peor aún, en su afán por capturar una foto, arruinan las tomas y encuadres de los fotógrafos contratados. Esas fotos no sirven pero se publican y luego se olvidan. Por el contrario, las fotos contratadas perduran. Así es como muchos de nosotros hemos perdido momentos, he conseguido tomas arruinadas o insalvables debido a personas que se cruzan en tu camino o se colocan delante tuyo.

IMG_6312

En plena competencia, durante el circuito, vale todo. Interviene la habilidad, destreza y creatividad del fotógrafo para lograr encuadres distintos y únicos, en lugar de 300 fotos de todos los corredores desde el mismo ángulo y desde la misma esquina en medio del circuito. La partida, la llegada y la premiación requieren de especial atención. Puede parecer una nimiedad pero en realidad también afecta a los corredores. Sin las vallas adecuadas para retener al público, cada persona que quiere ver la partida y tomar fotos va formando un embudo a través del cual deben pasar los corredores.

12191140_10206975653243026_8629815539059184964_o

Foto celular

 

Foto oficial

Foto oficial

Cuando hace mucho sol es imposible para un celular controlar el contraste, así que la mitad de la foto se verá soleada y la otra mitad se verá oscura. Cuando el cielo está nublado hay menos luz y a veces también llueve, así que la imagen de un celular resultará oscura y borrosa. Si a esto le añadimos que usar el zoom digital en celulares y tablets es inútil, las imágenes son inutilizables. Tomemos en cuenta que los mismos realizadores profesionales tienen dificultades para lograr buenas tomas en esas condiciones. Aún así, los asistentes insisten en sacar sus tablets gigantescas para tomar fotos.

Los colegas, con ellos no es la cosa

Los colegas, con ellos no es el problema

 

Ahora, bien. El problema no es que usen celulares o tablets o que usen equipos carísimos. Siempre hay fotógrafos aficionados o profesionales que no cobran nada por tomar algunas fotos. Asisten para realizar grabaciones particulares, hay quienes tienen alrededor de $20,000 en equipos fotográficos y aún así realizan tomas generales y a sus amigxs o conocidxs de manera gratuita. Ellos no son el problema, es más, son parte de la solución. 

Es una cuestión de RESPETO por el trabajo del realizador y hacia la organización. Veamos algunos ejemplos.

Si vas a un evento y la organización señala un fotógrafo o un realizador designado para las fotos oficiales, procura no ponerte frente a él, procura no obstaculizar su trabajo.  Esto es algo que se agudiza en las premiaciones. Todos quieren fotos de sus amigos, familiares o deportistas favoritos en el podio y todos quieren ponerse delante del otro, obstaculizando las fotos y vídeos oficiales.

Es tarea de un profesional superar todos los obstáculos que presente el evento. Sin embargo, estoy seguro que el respeto entre ambas partes mejoraría los resultados tanto para el realizador, los participantes, los expectadores mismos, los organizadores e incluso los auspiciadores. Y este es un detalle particular. Los realizadores contratados no podemos alejarnos demasiado de la acción, a diferencia de otros colegas que no cargan con la misma responsabilidad y pueden lograr otro tipo de tomas desde muy lejos. Tal es el caso de estas magníficas tomas de Kairo y de Beto Santillán que les muestro a continuación. ¿Qué fotos prefieren conservar? ¿Las pixeleadas de celular o aquellas tomadas por los profesionales, así sean oficiales o aficionadas?

Como nota adicional, este tema afecta distintas áreas de la Comunicación Audiovisual. Un fotógrafo profesional especializado en bodas lanzó una queja pública que se viralizó a nivel mundial. El ejemplo que usó fue imponente: los invitados querían tomar fotos de la novia y tanto fue su afán que no dejaban que el novio la vea. Es decir, la pareja de novios le paga al profesional un billetón $$$ para que tome las fotos y los vídeos… pero sus invitados interrumpen no sólo el trabajo para el que fue contratado sino que también lo interrumpían a él, a tal grado que tuvo que inclinarse para poder verla.

Si el novio debe inclinarse porque las tablets le impiden ver a su novia, tenemos un problema muy grande

Si el novio debe inclinarse porque las tablets le impiden ver a su novia, tenemos un problema muy grande