Pedalear y sobrevivir al calor (Dic 2016) 2


Se fue el frío. El sol reluce casi toda la semana, los días son más largos y nos asomamos a la ventana deseosos de salir a pedalear. El verano es una época que nos incita a montar en bici más seguido. Sin embargo, hay una (o dos) terribles desventajas. Hoy hablaremos de una de ellas: el calor. Veamos algunos consejos que pueden ayudarte a disfrutar mejor de tus sesiones de pedaleo bajo el sol.

Antes que nada, debemos aceptar que el cuerpo NO funciona igual de bien cuando hace calor.

Los músculos tienen rangos de temperatura en los que funcionan bien y otros en los que no lo hacen tan bien. Cuando hace frío estamos agarrotados pero cuando hace calor nuestro cuerpo está ocupado buscando cómo disipar el calor que estamos generando y tiene menos recursos para que los músculos y hasta tu cerebro… funcionen a un nivel óptimo.

 

En resumen: tenemos que tomarlo con calma.

  1. Ir despacio. Si generas más calor del que puedes evaporar puedes tener un problema. Baja el ritmo de manera que tu sudor y el mismo viento se “cancelen” entre sí y te mantengas fresco.
  2. Hidratarse bien. Reponer líquidos es fundamental. Aunque no tengas sed debes beber antes, durante y después del ejercicio. La sed no es una buena señal, implica que ya estás deshidratado. Recuerda que, además de perder líquido, también pierdes sales minerales tendrás que comer  frutos secos, fruta fresca y demás golosinas durante todo el día para mantener un buen equilibrio.
  3. Evitar las horas de más calor. No hay misterio aquí, sal bien temprano o después del mediodía. En caso estés con el sol por sobre la cabeza busca sombra y espera a que se pase la rabieta. Ten en cuenta que en verano puedes tener luz hasta las 7 de la noche. No hay prisa.
  4. Usa bloqueador, al menos de protección 30.  El grado de protección de la crema indica cuánto más aguanta tu piel antes de empezar a quemarse. Es decir, una protección 30 quiere decir que tu piel aguanta 30 veces más radiación de lo que lo haría sin crema antes de empezar a sufrir. Sin embargo todas las cremas tienen un efecto limitado en el tiempo de dos o tres horas. Compra una crema solar que resista el agua (y el sudor), no todas lo hacen.
  5. Lentes de sol: que los ojos son muy susceptibles a la radiación solar. Protege tu futuro. Invierte en buenos lentes que protejan contra la radiación UV. Como ciclistas, el brillo y la radiación son reflejados por la pista y el suelo de la trocha. Esto puede hacerte mucho daño a largo plazo.
  6. Evita las quemaduras. Procura utilizar mangas y pierneras para evitar quemaduras. Algunas de éstas también cuentan con protección UV.
  7. Usa un casco con buena ventilación. Si sientes que tu cabeza se hincha o te late, es buena idea aflojarlo un poco. Recuerda que un casco de calidad bien ventilado no es barato.
  8. Refréscate donde sea las veces que puedas pero hazlo poco a poco: si el cambio de temperatura es demasiado brusco (estás muy caliente y metes la cabeza en una fuente demasiado fría) te puede dar un dolor de cabeza de campeonato. Mejor refréscate a salpicones primero para ir enfriándote y por último mójate el cabello.

 

 

 

 

Efectos secundarios de la deshidratación

Si te descuidas del calor, el sudor y dejas de tomar agua hasta que tengas sed, corres riesgo de deshidratarte, en especial si es que andas esforzándote de más sobre la bici. Corres el riesgo de…

  1. Que te den tirones o calambres musculares.
  2. Si tus tendones no están acostumbrados a moverse y encima te deshidratas puedes sufrir una tendinitis: una lesión muy dolorosa y muy pesada de curar

 

Lleva repelentes a la mano

Los bichos (moscas, mosquitos, etc) proliferan cuando hace calor y en especial con la humedad, pero les gusta vivir a la sombra. Así que probablemente si hace calor tendrán que tomar una dura decisión: sol y calor o sombra y bichos (a veces la combinación será sol y bichos), por lo que si vas a salir en un día de calor además de la crema del sol lleva a mano el repelente de mosquitos.  Por si acaso: también es efectivo si te lo echas encima de la ropa.

Las llantas-bomba.

Cuando la temperatura ambiental es muy elevada y el asfalto está muy caliente hay que tener cuidado con la salud de nuestras cámaras. Si estamos rodando generalmente no habrá ningún problema pero si nos vemos obligados a parar/frenar con frecuencia (por ejemplo mientras cruzamos una en una ciudad) la combinación entre el calor de la llanta producida por el roce de las zapatas (si es que usas frenos v-brake) y el calor del asfalto podría dar lugar a reventones. Claro está, esto es en casos extremos pero conviene comentarlo para que lo tengan en cuenta, en especial si eres de esos aventureros que gusta ir muy lejos de la ciudad.

Comentarios

  1. […] 1). Pedalear y sobrevivir al calor […]

  2. […] es imperante prevenir problemas de deshidratación (entre otras cosas de las que ya hablé en este artículo). Basandome en información del Instituto Gatorade de las Ciencias del Deporte, he recolectado […]